Lirica libre, el lugar de las letras de un escritor novel que día a día, trata de ser mejor...

Esta es la historia de un hombre que continua luchando contra su destino... Y confia en que vencera.

jueves, 22 de febrero de 2018

Una breve opinión: Cómplices de Benito Taibo

Titulo: Cómplices (esta vez, la aventura es leer)
Autor: Benito Taibo
Género: Realismo, fantasía
Clasificación: Ficción, relato/novela, literatura infantil y juvenil
Páginas: 192
Editorial: Planeta
Año de publicación: 2015

Lo que dice en la contraportada:
Los personajes que habitan esta novela son lectores o están en camino de serlo. Lectores como yo, tú, ella, ellos. Como nosotros. Cómplices en la mayor y más grande de todas las aventuras. Julián ha luchado contra el aburrimiento de todas las maneras posibles. Desde que le diagnosticaron hepatitis, ha recreado en su cabeza conversaciones imaginarias entre ostras que no tienen nada que hacer, ha buscado formas fantasiosas en las manchas de la pared, ha lanzado mocos al aire. Pero es feliz porque no tiene que ir a la escuela. Y por nada del mundo se acercará a los libros: no leerá, no escribirá reportes, no pensará en la tarea. ¡Por supuesto que no! Por su parte, Isa no se detendrá hasta encontrar a las heroínas de la literatura que le ayuden a demostrar que para celebrar sus quince años no es necesario que haga dieta y se ponga un vestido que jamás volverá a usar. Pero en estas páginas también aparecen ágiles espadachines, monjes detectives, replicantes muy humanos y niños perdidos en islas desiertas que saben bien que leer es un modo de resistir.

Argumento.
Este libro lo divido como relatos/novela por lo siguiente. Sí, el formato en que se nos da en físico puede que sea una novela pero, la manera en que está dividido nos presenta diversos fragmentos o pequeñas historias de varios personajes. Algunos recurrentes (como Julián) y otros que darán el tan afamado “debut y despedida” de las paginas. Si en algo concuerdo con la contraportada, es que este libro está pensado para los lectores y va dirigido a ellos. ¿Qué lectores? Cualquiera que sepa leer básicamente. Cualquiera que vea en las palabras algo más que ideas y pueda conectarse y sentir todas las emociones que transmiten. Cualquiera que tenga la curiosidad de saber, porque hay gente que lee por gusto. Vaya, cualquiera que lea o quiera leer, pero por amor a la lectura, no por imposición. En fin, que encontraremos aquí, es simple. Amor a los libros en todas sus formas, aderezado con momentos o aventuras de cada uno de los personajes. Por eso en momentos, en el libro los “episodios” se dividen simplemente bajo el título de “ellos” o “nosotros”. Al abrir este libro, querido/a lector/a constante, estas entrando a un mundo donde todo gira en torno al amor a la literatura. Es una aventura que merece la pena, sin duda alguna.

Personajes.
Desgraciadamente, como suele ser en este tipo de libros que son de relatos, me es difícil enfocarme a un personaje, incluso pese a que se repiten algunos. Lo que sí puedo decir es que la mayoría comparten dos características: son gente joven y por tanto sus historias tienen ese estilo de situaciones de gente joven (el amor, la escuela, ir de un lado a otro…). En segunda instancia, todos son lectores. Ya de antaño que aman los libros. Renuentes que no ven la maravilla de la lectura (al principio, claro). Y finalmente aquellos que se están abriendo a que quizá exista más de una cosa que pueda gustarles o que tal vez lo que aman sea más de lo que ven.
También, en honor a la verdad y honestidad de mi opinión, gracias a este formato es un poco más flojo el vinculo lector – personajes. Claro que te puedes sentir identificado, por ejemplo con el tío Paco pero, desgraciadamente no creo que puedas ir más lejos de eso. Sin embargo, si hay alguna frase o situación que conecte contigo, entonces vas a sentirte en las nubes. Es realmente un volado, porque la historia de: él, ella, ellos o nosotros, puede ser la historia de otro o nuestra historia.

Estilo.
Narrado siempre en tercera persona, seguimos los pasos de diversos personajes en esta obra. Muchachas que desean ser vistas con amor, chicos que no les gusta la lectura, parejas que tienen la lectura en común y gente que me muchísimo más en los libros de lo que mucha gente jamás llegara a ver o entender en su vida. Es así que vagamos por diversos puntos de su vida. Algunos de estos personajes los veremos avanzar a través de su periplo completo y a otros solo los veremos en un momento significativo de su vida. Y ojo, significativo es que para ellos sea importante o profundo.

La mano de Benito se nota en todo momento en esta obra. Así como hay gente que dice que es demasiado sensible y que hasta empalaga, hay otros que alaban el hecho de que pueda con palabras escritas en un papel, hacerte sentir tantas cosas. Yo creo que Benito tiene un poco de ambas, en este libro (pues el otro que he leído de él es Persona normal
), tiene un poco de ambas. Y eso me parece acertado y valido. A algunos (como yo) les dan risa las películas de miedo. Así de rara es la gente, así de diferentes somos. Y Benito logra captar eso en sus personajes, esa versatilidad de la que cada ser en esta tierra parece haber sido dotado. Y al hacerlo a veces se leerá demasiado sensible y te hastiara, pero en otras ocasiones lograra despertar en ti cosas que quizá ya habías olvidado y te tocara de una forma lejana en tu memoria.. o tal vez, simplemente, puedas entenderlo sin tener que sentirlo. La prosa de Benito puede hacer eso en cualquier momento, aunado a que es una verdadera delicia el sentarte a leer. Tanto por su manejo claro y directo del lenguaje al momento de narrar, así como no caer en los típicos estereotipos del adulto al recrear diálogos juveniles. Su manera de narrar y la prosa, es algo que se disfruta íntegramente.

Finalmente, la maquetación es la acostumbrada. Aunque el libro es de alto como uno de bolsillo, es un poco más ancho que esa medida. Lo cual no impidió que lo llevara a todos lados y que pudiera disfrutar de él en cualquier lugar. Aunque de pastas blandas, este libro es un guerrero. Sus capítulos son de entre 5 a 10 páginas, sin separación mayor a unas letras negritas de fuente mayor que digan: ellos, el, ella, nosotros, por ejemplo. El tamaño de fuente, estilo y tono, es el habitual al igual que el tipo de hojas y su calidad. Lo único que me hubiera gustado es que, como en Persona normal, Benito hubiese puesto al final una recopilación de todos los libros de los que habla. Sí, básicamente en cada oportunidad te dice autor y obra, pero en fin, como escribí anteriormente, es un detalle, no algo negativo.

Desarrollo.

Esto es en parte repetirse. Algunos relatos de la novela son más anecdóticos que otra cosa, y otros para ir del punto B al D simplemente hacen el recorrido B C D y ya. No es que no exista un desarrollo, pero seremos participes principalmente de momentos y nada más. Por lo que sería muy arrogante o exagerado de mi parte tratar de ver cada uno de los aspectos de un relato (inicio, desarrollo y desenlace) de cada uno de estos breves episodios. Claro que los tienen, pero déjame plantear esta pregunta, Lector/a constante: ¿No vale más la pena disfrutarlos que diseccionarlos? Soy serio al escribir, y eso me lleva a lanzar esta pregunta y a responderla. A veces, es mejor disfrutar.
Continuando con lo “común” de estas entradas, puedo decir que la mano de Taibo sabe lo que hace y para quien lo hace. La complicidad a la que alude el libro en su “subtitulo” es esa, este es otro libro para amantes de la lectura que, para hacerse espacio en las estanterías, utiliza de pantalla diversas historias de lectores. Puede que sea poco o mucho, eso ya depende de cada quien.

Recomendación.
La advertencia esta vez es simple. Este es otro de esos libros que se disfrutan más en compañía. Si eres menor, haz que tu adulto de confianza lo lea a la par que tu. Si eres un adulto y quieres acercar a un menor a la literatura, échate de cabeza con Benito. Y si tu quieres que otros adultos entiendan la literatura, con el corazón que tui la lees, es también una buena opción. La advertencia pues, es simple. Comparte la lectura de esta obra.

Si eres un amante de la literatura en cualquiera de sus vertientes de géneros, este libro te encantara sin duda, pues Benito hace el esfuerzo de incluir autores y géneros conocidos, para que el guiño sea grato.
Si estas buscando algo ligero, en cuanto a su formato, este libro es para ti. Por el tamaño y estilo de sus “episodios”, se presta para ser leído en cualquier lugar y retomado en cualquier momento. El plus aquí, es que la manera de escribir de Benito ayuda muchísimo a eso.
Si lo tuyo es una oda a la literatura o a las palabras, amaras este libro. Está hecho para gente como tú.
Su te gusta la literatura infantil/juvenil, este libro te parecerá sin duda muy entretenido.
Si has leído otras obras del autor, pues vaya, esto es una continuación. No de sus obras, sino de su manera de escribir. Así que te gustará igual que las demás.

Solo sugeriría alejarse de esta obra por lo siguiente. Si buscas algo más concreto y secuencial en los relatos o novela. Si la literatura infantil/juvenil no te gusta. Si las obras con esos aires idealistas (o también arrogantemente llamados rosas) te desagradan. Si leer por amor o diversión no te gusta (sé que ese comentario es apuntarme a la cabeza con una escopeta… tomo el riesgo), definitivamente no te acerques. Fuera de eso, no veo “mayores” peros a esta obra.

3.5 de 5 Kai´s posibles o un 7 en la escala Kaifan del 1 al 10 para medir algo se lleva Cómplices de Benito Taibo. Un canto a esa complicidad que algunos compartimos llamada: amor a la lectura.


Eso sería todo por mi parte. Simplemente me gustaría aclarar que esta es mi opinión. Si tú estás de acuerdo o en desacuerdo conmigo, es válido. Tú opinión es bienvenida siempre y cuando sea expresada de manera asertiva

Un saludo a la distancia de parte de su compañero de letras y lecturas, Kaifan.

Una breve opinión: Ubik de Philip Kindred Dick.

Titulo: Ubik
Autor: Philip Kindred Dick
Género: Ciencia ficción, fantasía, misterio/ficción paranoica
Clasificación: Ficción, novela
Páginas: 222
Editorial: Planeta/ Minotauro
Año de publicación: 1969
Saga: Es un libro auto conclusivo

Lo que dice en la contraportada:
Glen Runciter está muerto. ¿O lo están todos los demás? Lo que es seguro es que alguien ha muerto en una explosión organizada por los competidores de Runciter. De hecho, sus empleados asisten a un funeral. Pero durante el duelo comienzan a recibir mensajes desconcertantes, e incluso morbosos, de su jefe. Y el mundo a su alrededor comienza a desmoronarse de un modo que sugiere que a ellos tampoco les queda mucho tiempo.
Esta mordaz comedia metafísica de muerte y salvación (que podrá llevar en un cómodo envase) es un tour de force de amenaza paranoica y comedia absurda, en la cual los muertos ofrecen consejos comerciales, compran su siguiente reencarnación y corren el riesgo continuo de volver a morir.
Ubik es probablemente la obra más irónica y divertida de Philip K. Dick.

Argumento.
La advertencia que recientemente se está volviendo común es esta: procura no leer lo de la contraportada, lector/a constante pues, puede revelar cosillas interesantes (más no fundamentales), de la trama. Que te baste con leer únicamente lo que estoy dejando sin “señalar”.
Ahora bien, la obra tiene un género curioso, ficción paranoica. En wikipedia la definen, más o menos así (ojo, aquí voy a parafrasear): obras en las que se cuestiona la realidad, ya sea al señalar conspiraciones y juegos de poder de la gente con grandes cargos (políticos, lideres, empresarios), siendo estos agentes externos o a través de la enfermedad mental, siendo este un factor interno. Es así que nuestros personajes, se cuestionaran la realidad y lo que hay en ella.
Ahora bien, en otros sitios, encontré una definición un tanto diferente (nuevamente, parafraseando): una obra en la que todos los personajes descritos pueden ser los culpables (tu típica obra de misterio o thriller de las películas).
Bien, Ubik puede entregar perfectamente en esas dos definiciones del género, al que alguien dice, pertenece la novela. Y creo que esto define perfectamente de que trata la obra. La primera mitad del libro se ciñe a investigar quien es un culpable o una posible amenaza. La segunda mitad gira en torno a entender quien o que está detrás de todo. Y este comentario, créeme lector/a constante, es menos revelador que la contraportada.
Ahora bien, en apariencia tendremos en segunda instancia las invenciones pertinentes a la ciencia ficción (tales como: la semivida, gente con talentos psíquicos a los que simplemente llaman psi y los irreales y tortuosos avances tecnológicos de este mundo. Por este comentario, ya me debes 5 centavos). El meollo del asunto aquí es que no es así pues, gracias a toda esta ficción e ideación del autor, es que podemos tener el cuerpo de la obra. Vamos a ponerlo así, sin la ciencia ficción creada por Dick en esta obra, no tendríamos básicamente ¾ partes de la novela. Pero es gracias a todos estos detalles de ciencia ficción, que la novela adquiere su forma.
En resumen, tendrás entre tus manos con Ubik, una novela de ciencia ficción que al crear este mundo y medianamente explicarte como funciona, te arrojara a un misterio/thriller/suspenso que girara en torno a los misterios del mismo mundo de ficción y al destino de sus personajes.

Personajes.
Ya que tocamos este escabroso tema, hay muchísimos, pero realmente nuestros protagonistas son dos: Glen Runciter y Joe Chip. Y esto es muy importante, que sean protagonistas no significa que sean imprescindibles o que jueguen un papel vital en la trama, al menos a nivel de estructura, obviamente de narración sí que son de peso, pues ellos son a quienes acompañaremos, la mayor parte del tiempo en la historia.
Runciter es el jefe de Joe. Tiene una esposa criogenizada que lleva años danzando en la sombra que es la semivida. Es líder de una compañía que tiene como objetivo garantizar a sus usuarios que ningún tipo con talentos particulares se meta en su vida o asuntos. Ya que esta gente puede hacerlo al implantarte ideas, leer tu mente o directamente manipularte de forma descarada. Bajo esta premisa hay otras empresas o compañías que dan los mismos servicios, y obviamente como en cualquier ficción o realidad, esta competencia suele ser desleal y mordaz. Todo eso es lo referente al personaje a grandes rasgos, en cuanto a su personalidad, Runciter es un hombre que demuestra tener el vigor y voluntad para dirigir una compañía de renombre y gran prestigio, tanto entre la competencia como entre el vulgo. Es un hombre de carácter fuerte, pero no por eso está peleado con tener un, si bien tal vez no un corazón de oro, si tener la suficiente empatía y humanidad para preocuparse y cuidar de su gente, ya sea su esposa o sus empleados. Runciter es algo así como un co protagonista, y aun así eso no le resta merito. Es gracias a sus capítulos que entenderemos muchas cosas sobre el mundo de ciencia ficción que Dick imagino, así como también veremos una de las dos particulares visiones de cómo se ve este mundo, en este caso desde la perspectiva de un hombre con poder (monetario, principalmente) y todo lo que eso implica. Me parece un personaje bien construido basado en algunos arquetipos, como el del clásico empresario o líder de un imperio, acostumbrado a ordenar, fatigado de la misma mierda y desconfiando de cualquiera que no le sea familiar, pero, también tiene variantes refrescantes como esa humanidad cálida que se manifiesta en las interacciones con su esposa o sus subordinados.
Nuestro protagonista indiscutible es Joe Chip. Técnico y hombre de confianza de Runciter. Sus funciones son variadas, centrándose principalmente en evaluar a los talentos que le envíen, señalando y delimitando las capacidades de sus habilidades así como señalando que tan de fiar pueden ser estos “fichajes” a nivel personal. Su otra función va de la mano de la primera, básicamente por medio de instrumentos técnicos, puede descifrar y encontrar en un cierto radio, si hay psi abusando o usando sus poderes. Joe es nuestro personaje típico que embonaría perfectamente en la novela negra, de no ser que no tiene ese talante de perdedor o torturado. Lleva una vida difícil dado que no sabe administrar el dinero, y en un universo donde abrir la puerta de tu casa cuesta 5 centavos, es una situación difícil de llevar. Es además, un personaje de lo más curioso y con diversos cambios de ánimo, básicamente podríamos decir que es un inestable de primera, pero no ese absurdo cliché del que, negativamente, no sabes que esperar, sino mas bien en el sentido de que puede pasar perfectamente del negativismo a un liderazgo sagaz y aplastante, para decaer en un episodio depresivo severo. La palabra aquí es que el fluctúa en todos los radios de las emociones. Si algo tengo que reconocer, es que pese a lo “irreal” o “incoherente” de este personaje, en cuanto a su manera de actuar ante todas las situaciones que tendrá presentes, tiene algo que realmente te atrapa y hace que te lo creas. Creo que justamente, todos estos cambios lo hacen humano y plausible en este mundo y en el ficticio. Personalmente no llega a cansar, pero sí que sorprende que vaya de una esquina a otra en cuanto a sus emociones.

Hay más personajes, muchos más, sin embargo, ninguno llega a ser tan importante como estos dos. Eso no hace que carezcan de sentido en la novela, ya que en su mayoría, Dick los utiliza para señalarnos cosas de este universo. Desde cómo es que funciona, como con Ella (la esposa de Runciter) y la semivida, las maravillas que en él se encuentran, como la psi Pat y sus increíbles poderes, o simplemente para lanzar a bocajarro las consecuencias de vivir en un lugar así, como se ve con diversos personajes del equipo. Agregaría que aquí no sugiero que se preste tanta atención a los personajes, sino a los roles que desempeñan y como van cambiando a lo largo de la obra. Es una forma de dar los giros de una manera calculada y de escuela, por lo menos.

Estilo.
Ubik es una novela narrada en primera persona que cambia constantemente de personajes a los que seguimos. Se centra esencialmente, como señale antes, en Joe y Runciter, pero eso no exime de que por momentos otros personajes secundarios tengan su propio capitulo o lo compartan con alguno de los dos principales. El estilo de narrativa en ningún momento se modifica y eso me agrada, pues es gracias a esto que podemos sumergirnos de una forma más clara y grata, tanto en la trama como en el mundo que se nos presenta.

Nunca antes había leído a Dick, es lo que muchas veces nos sucede, es un clásico “algún día”. Siempre me intereso su visión pues tuve la oportunidad de ver algunos de sus trabajos en adaptaciones, pero en ningún momento había puesto los ojos en un trabajo suyo. Lo que puedo decir, sin duda, es que este es uno de los mejores libros que he leído en este año (y estamos en febrero), a su vez también tengo que expresar que para mí, Dick y su narrativa han sido una grata revelación en mi vida. El manejo del lenguaje que hace el autor en casi todo momento es claro, exceptuando las explicaciones de ciencia y no es que sean confusas, es que simplemente se trata de datos y formulas, no mayores a un párrafo, que explican como funciona tal o cual cosa. Esto me parece adecuado, pero no olvidemos que es ficción. Como sustento está bien, para la inmersión, como teoría obviamente algo le falta o ya estaríamos navegando la semivida. En cuanto a su forma de narrar, me parece algo sumamente exquisito. Es claro al decirte que observa, piensa o siente cada personaje, y aunque da más bien descripciones escuetas, eso no le resta valor a los momentos de peso y como son narrados. Y es que esto es otra cosa, lo que te narra te atrapa enseguida. Sí, lenguaje y narrativa son buenos, pero la historia que te cuenta te atrapa enseguida. Me encontré en varias ocasiones tan interesado o adentrado en la novela, que más de una vez me desvié de lo que hacía o hacía donde iba. Y eso, hoy en día y en un lugar tan ruidoso y ajetreado como mi ciudad, dice muchísimo de la magia de esta obra.

La maquetación es la habitual de la tapa blanda y tamaño promedio. La obra se divide en 17 capítulos/partes, las primeras 16 se abren con un “comercial” de que es Ubik y que no olvidemos usarlo siempre como se recomienda, porque así no es letal/peligroso/nocivo. El inciso 17 es, por lo menos, peculiar. Cada capítulo oscila entre 10 a 20 páginas lo que facilita la lectura, ya sea para iniciarla o retomarla. En la primera mitad del libro, la edición en los textos está muy cuidada. Cursivas para los pensamientos, negritas para resaltar palabras clave, guiones empleados a la usanza establecida. Sin embargo, por la segunda mitad hay momentos en los que pierde este cuidado y ya no hay cursivas, o se olvidan en la imprenta los guiones. Fuera de este detalle, no considero tenga algo más que resaltar el formato de la obra. Finalmente, debo señalar que este es otro libro que pedí prestado en la biblioteca Vasconcelos, y aunque la edición es la más reciente, me parece grato decir que se encuentra en perfectas condiciones para llevar unos 6 años paseando por el mundo, y ve tu a saber, querido lector/a constante, por quien sabe cuántas manos.

Desarrollo.
El principio que funge el papel de introducción de mundo, tecnología y personajes está perfectamente llevado. Tiene un buen ritmo al momento de ser narrado, ya que en ningún momento te pierdes en el camino, ni con los personajes ni con la tecnología o la situación social de actualidad. Aunque he de admitir que esta es la parte más floja argumentalmente (pues yo no leí la contraportada, por ejemplo), eso no le quita el merito de cumplir a la perfección su papel de llevarnos con emoción de la mano hasta el nudo/clímax/desarrollo.

Y es que es en la mitad del libro (narrativamente hablando), donde todo lo bueno sucede. Aunque al principio ya se señalan algunos misterios, es aquí donde realmente jugaran un papel crucial y harán que todo de un giro y sorprenda en más de una ocasión. En ningún momento se pierde el ritmo ni la narrativa pierde calidad. Por el contrario, creo que es aquí donde Dick brilla con mayor intensidad y donde nos prueba que esto es solo un poco de lo que puede hacer. Esta es la mejor parte del libro. Donde se identifica el lector con los personajes, donde formamos parte de los misterios y queremos llegar a una conclusión tanto como los personajes.

El desenlace es, cuanto menos, peculiar. Se nos presenta el escenario casi al “principio del fin”. Esto es una jugada curiosa pues, finalmente: ¿qué sentido tiene querer llegar al final si ya nos lo “contaron? Muy simple, ver todo el proceso que nos lleva hasta allí y recordar, que aunque todo suene sumamente lógico, al final de cuentas es una hipótesis de lo que podría ser. Me parece bien llevado, tanto en la narración, el desarrollo así como el penúltimo párrafo. Porque, aunque en ningún momento me dio la impresión que el autor quisiera que esto fuera una novela policíaca o de método para que nos tuviera comiéndonos las uñas, ese final, es un giro de tuerca que no vi venir. Y es que este es el detalle. Muchas cosas las iras deduciendo a lo largo de la lectura, y eso no quita que sean buenos giros. Pero el párrafo final de la ultima pagina… bueno, es lo mejor y peor de toda la novela, sin duda.

Recomendación.
La advertencia sería simple. Para adolescentes, o sea de 12 en adelante. Principalmente porque no creo que puedas atrapar a un niño, tanto por los temas que trata como por la forma en que son presentados. Y eso no es malo, simplemente, hay que reconocer que no toda la literatura, por buena que sea, gustara a todo público. Curiosamente, las distopias clásicas, por ejemplo, creo que podrían ser más interesantes para un menor. Aunque se mencionan brevemente o señalan, temas sensibles, no hay nada explicito de cuidado. Únicamente sugeriría “estar al pendiente”, dado que hay temas que pueden arrojar al lector a cuestionarse algunas cuantas cosas. Y este tipo de oportunidades, las que nos arrojan a cuestionar/indagar/pensar, más que tenerles cuidado, hay que fomentarlas.

Creo que esta es una obra fundamental para cualquier amante de la ciencia ficción, sin dudarlo la recomendaría como la primera en la lista. Es ligera, se disfruta mucho, te lleva amablemente por un mundo similar al muestro pero radicalmente distinto y todo eso a través de una voz narrativa que se siente grata y honesta.
Por otro lado, esta parte de la ficción paranoide, también la deja en un puesto muy alto. Es sin duda un género que ha despertado mi interés, y que creo que a cualquiera que le guste vagamente poner en duda las cosas, o este estilo de pensamiento en la novela, le gustara.
Anexándose al punto anterior, si la policiaca o la negra te gusta, esta novela te encantara.
También debo decir, uniéndolo al punto anterior, que el toque de misterio y especulación que tiene la trama se disfruta muchísimo. No es el hilo negro de la novela de misterio o es un giro de tuerca increíble, y con eso, no deja de ser increíble. Déjame plantearlo así: si ves por dónde van los tiros, te sentirás un genio. Si lo vas descubriendo junto a los personajes, te sentirás encantado. Es un ganar - ganar.

Finalmente, si lo tuyo definitivamente no es la ciencia ficción o esas obras con un toque claro de fantasía, pues no te va a gustar. A la ve, si esperas que todo se te esplique y se te dé en las manos (como en las buenas novelas de Sherlock o Poirot), tampoco será de tu agrado, y en este sentido, el comentario va de principio a fin de la obra.

4 de 5 Kai´s posibles o un 8.5 en la escala Kaifan del 1 al 10 para medir algo se lleva Ubik de Philip Kindred Dick. Una increíble novela de misterio, ciencia ficción y que hasta el final te empujara a cuestionar todo.

Eso sería todo por mi parte. Simplemente me gustaría aclarar que esta es mi opinión. Si tú estás de acuerdo o en desacuerdo conmigo, es válido. Tú opinión es bienvenida siempre y cuando sea expresada de manera asertiva

Un saludo a la distancia de parte de su compañero de letras y lecturas, Kaifan.

viernes, 26 de enero de 2018

Una breve opinión: Luna llena en las rocas (crónicas de antronautas y licántropos)

Titulo: Luna llena en las rocas (crónicas de antronautas y licántropos)
Autor: Xavier Velasco
Género: Realismo, crónicas
Clasificación: Recopilación de crónicas/relatos
Páginas: 289
Editorial: Alfaguara
Año de publicación: 2000

Lo que dice en la contraportada:
Este libro tiene que ver con la buena vida. Por eso, con frecuencia, el narrador nos lleva a sitios de mala muerte. ¿Quién no encuentra la plenitud allí donde se hornean los antojos, se mima la inconsciencia colectiva y el placer hace trizas al deber? En ésta, su versión recargada y final del safari nocturno "Luna llena en las rocas", el autor encarna a un narrador festivo y caradura, decidido a llevar la juerga hasta sus últimas palabras por bares, puticlubes e infiernillos afines. No quiere ser testigo sino cómplice. Este libro es la persecución romántica del peligro, la congestión de elixires, la conjura de lunas. La lujuriante oferta de saltar al vacío y entender cada oficio, vicio y maleficio con azoro infantil y premura adolescente: los ingredientes básicos de la aventura.


Argumento.

Bueno, ya tenía tiempo que no tenía un reto así, no autoimpuesto, sino al que llego sin querer. La cosa es simple, aunque estos son “relatos”, más bien lo que tenemos entre manos es una recopilación de crónicas en las que nos describen diversos tugurios de, en su mayoría, la ciudad de México y algunos otros estados de la republica. Con el bonus de hablar de un antro de mala muerte de nueva york.

Vamos a plantearlo de esta manera. Al empezar a leer este libro, más o menos, me di cuenta de que no eran relatos (y que la forma en que se promocionaba no era ostentosa, sino honesta). Al recibir la cachetada de leer un libro sobre crónicas de lugares que tal vez ya no existan hoy día (o que directamente no me interesan), fue un golpe brutal. Entre la página 50 a la 180, tal vez, sentí algo terrible: este libro no merece mi tiempo. No se me ocurre algo peor que ese sentimiento: desperdiciar tu tiempo. Ni siquiera con los peores libros que he leído estos años me paso (y claro, como iba a suceder si por lo menos me generaban una emoción como el rechazo, por ejemplo). Incluso, al comentar este malestar, se me dijo: “¿porqué te haces esto? Si no te gusta no deberías leerlo. La vida es muy corta como para leer algo que no te gusta." Y eso es totalmente verdad pero, también es complicado. Quiero leer 36 libros este año (voy bien, ya llevo 3 este mes), además de que pensé: no puedo permitir que otra persona, ingenua como yo, caiga en este libro sin saber que se va a encontrar entre páginas. El plus es que me sentí en el deber de leerlo porque lo “saque” de la biblioteca, y bueno, largo no es tampoco.
Así, seguí leyendo más por necedad que por gusto, y a la par que leía imaginaba que palabras usaría para expresar todo el malestar que me genero este libro. Para este (porque otro que no me está gustando especialmente, ya tengo otras palabras bien guardadas y a la espera cual paciente lobo), tengo una sola línea que describe como consideraba el libro hasta que rebase sus 250 páginas: “estamos ante un puñado de reseñas de revista de “entretenimiento” que pecaron de creerse dignas de ser un libro. Si usted busca donde ir a echar el trago, este es su “libro”, aunque yo lo llamaría pa donde jalar o capitalino.” Y es así como en un par de líneas se terminaba todo, cerraba el documento y me iba a hacer todo menos lo que había leído… y entonces, rebaso las 250 hojas. Y es aquí, hasta aquí, donde el autor le da sentido a su libro. Donde te explica el proceso de este y que significa ser un licántropo de la juerga.

Solo hare una observación, creo que si este libro se lee por el final (y no, no es la rayuela, para que tenga un orden), gana mucho. Si tú, querido/a lector/a constante, empiezas por “confesiones de un licántropo a sueldo”, te vuelves cómplice o por lo menos camarada de palabra del autor/narrador y las crónicas, ganan mucho. No lo vuelve un libro excelente, pero mejorara mucho tu visión de la obra y de lo que, tal vez, el autor quería exponer.

Personajes.
Muchos sin importancia, sólo uno destacable: el amistoso y humilde narrador. Un observador romántico (en el sentido soñador) que pareciera que ama y odia vivir a la sombra de la noche, de conocer esos lugares secretos que pueden destrozar una relación o aliviar todo mal. Nuestro narrador es la única constante en todo. El ente que nos guía por los lugares truculentos. El ser que a través de sus cansados ojos y sus brillantes palabras nos describe las curiosidades bellezas y horrores que observa. Un cronista de la vida nocturna, vaya. En honor a la verdad, es una crónica hecha y derecha, sólo aderezada con un lenguaje literario y metáforas increíbles, pero si le quitas una o dos páginas, bien tendrías una reseña cualquiera de tu portal de lugares de interés favoritos. El narrador es un observador, y se ciñe a ese papel. Nunca rebasa la línea, únicamente mira, describe, maldice/bendice y se marcha a otro tugurio.

Estilo.
Narrado en primera persona, a veces en tercera (en uno o dos relatos), aunque menos importantes. Nos encontramos con una obra en la que en todo momento, seremos el depósito de los pensamientos y observaciones de todo lo que rodea al narrador. Relatando algunas cosas con pelos y señales y otras veces aludiendo a un lenguaje metafórico que raya en lo precioso. Velasco hace algo, cuanto menos, interesante.

Aquí es el primer lugar donde pinto mi raya. Que el formato o género no me guste, no habla de la calidad de escritura del autor. El lenguaje que usa Velasco apela a todo mexicano que se precie de serlo. Sin duda a veces abusa de metáforas halagüeñas y que se desmadran de palabras poco usadas. Y en el párrafo siguiente te encontraras palabras propias del caló de la gente de esa ciudad y no podrás evitar sonreír al pensar eso sí que lo entiendo. La prosa del autor, me parece lo más destacable del libro sin duda, junto a su manejo de la palabra. Para ser sincero, su narrativa no la considero mala, el problema es que tratar de narrar una crónica si lo es. Este libro hizo dos cosas: que me sintiera mal al principio, y que al final, quiera leer otra obra del autor. Así que, querido/a lector/a constante, podemos calificar esto como un clásico guacala que rico.

La maquetación, la estándar y esperada de una edición de tapa blanda y de bolsillo. Únicamente destacare su resistencia, porque este libro lo pedí prestado (nuevamente, no es una forma de decir que lo robe, eso daña a las bibliotecas y a los lectores), esta vez a la Biblioteca Vasconcelos. Y me parece destacable porque yo iba por Diablo guardián, pero las ediciones (de tapa dura, por cierto), en ese momento en estanterías estaban tan rotas que, no me arriesgue a llevarme algo que se me deshiciera en las manos. Finalmente, nos encontramos ante un recopilatorio con un total de 35 crónicas, con un promedio de 5 hojas por crónica, y las más grandes de 10. Cada una con su respectivo titulo que a veces es alusión a algo de lo que se comenta en ella y otras veces es un escopetazo a la cara de lo claro que es.

Desarrollo.
Un comentario en goodreads le dio un tres aludiendo que las crónicas de las pedas de Velasco están chidas (palabras más, palabras menos). No creo poder hacer algo más que eso, y aun así, tratare de ser muy claro en un par de cosas.
Para ser tugurios y lugares de mala muerte, más bien me da la impresión que son lugares muy tranquilos. Cosa que también entiendo. Vamos a ponerlo así, lo más fuerte son los lugares donde se describen escenas de sexo grupales, nunca violentas, todo de buen ánimo. Las zonas rojas son los lugares de más mala leche, y los tugurios homosexuales (bueno, eso no me extraña, en mi experiencia también han sido los peores lugares). Pero fuera de cosas difíciles de creer o miedo a quedar en medio de dos sables, no hay mayor riesgo. Y es normal, hace 18 años este país era otro. Hoy en día, dependiendo de tu ubicación, es un logro liarte con una persona que haya nacido con el mismo sexo que dice y parece tener, no ser asaltado, no ser víctima de un secuestro exprés, no tirarte al suelo en una balacera o directamente no salir por la violencia. Tal vez lo veo por el lado equivocado, pues el narrador nunca menciona que sean lugares violentos o que esa sea su intención, el dar a entender que se mete a lugares de cuidado, aun así, me siento como si me dijeran que me cuide de los maremotos, viviendo en las montañas.
Otro punto que me interesa, es que el narrador al ser un mero observador, nunca entra de lleno a nada. Ve todo, pero hace poco. A lo mero interesante no le entra, sólo ve, lo que una vez más, lo hace parecer más una reseña de sitios de interés, pero mucho mejor logrado.
Siendo fiel a todo lo expuesto en estos párrafos, agregare únicamente las crónicas que para mí, realmente valen la pena.
Confesiones de un licántropo a sueldo. El que le da sentido a todo el libro y que recomiendo leer primero.
Disparen contra ese niño. Una manera casi poética de hablar de las expectativas contra la realidad de ser adulto.
Lecciones de idioterapia. El narrador nos describe como ser un ganador en el juego a pesar de ser un perdedor al final.
Déjalo ser senecto pimienta. Como a veces la edad, aunque sea una cosa “que está en la mente”, puede jugar en contra.
Una yarda de Penelope. Uno de los dos o tres únicos relatos del libro.

Finalmente, algo que me parece entre destacable y curioso, son todas las referencias de la cultura pop y de la literatura que hay. No son miles, pero muchos guiños sí que hay. Desde Lovecraft hasta los Beatles, hay variado. Como señale antes, la mano de Velasco me parece buena, el detalle es que no tanto como para hacer de un libro de crónicas tibias algo increíble.

Recomendación.
La advertencia es que no se deje en las manos de algún niño/adolescente que tienda a dejar volar la imaginación, especialmente en estos días, me parece ficción como relata de este tipo de lugares como si se tratara de un zoológico de caricias (y ese juego alegórico fue sin querer). Y ojo, no es fuerte el contenido, ni nada. Es sólo que te puede generar la idea equivocada. Digamos que similar a ver a tu padre golpeando a tu mamá y que tu creas que eso es normal. Con una breve explicación, creo que bastara para entender que esto, pese a ser crónica, es ficción de alguna forma.

Si tienes poco tiempo para leer (como por ejemplo, entre estaciones del metro, en la fila del súper/banco o mientras estas esperando a que tu partida en línea empiece), es una excelente elección, y mil veces mejor que algunos periódicos de nota roja o el libro fulano o sensacional de zutano.
Si te gusta la vida nocturna, tal vez te identifiques y te agrade. En mi caso, lo que entiendo es que la oscuridad nos oculta a los ojos de otros, y por allí me llego el gusto.
Si te gustan las crónicas y de algún modo te interesa conocer un poco más de los lugares peculiares de la ciudad de México (hace 18 años), esto podría gustarte.
Si no te clavas en las formas (o en que te quieran narrar algo con sentido), sino nada más en el viaje (que la prosa se disfrute), este libro te va a encantar.

Si te molesta leer crónicas de lo que sea, el lenguaje metafórico en cualquiera de sus presentaciones (simple o complejo), si te interesa buscar una trama o que los personajes por lo menos te generen una emoción… vaya, si buscas un libro de relatos común, esto no te va a gustar. Es más, me atrevo a decir que si, casi a rajatabla, no cumples alguno de los criterios de allá arriba, mejor no te acerques al libro. No regales tiempo así, a la mala.

2.5 de 5 Kai´s posibles o un 5 en la escala Kaifan del 1 al 10 para medir algo se lleva Luna llena en las rocas: crónicas de antronautas y licántropos, de Xavier Velasco

Eso sería todo por mi parte. Simplemente me gustaría aclarar que esta es mi opinión. Si tú estás de acuerdo o en desacuerdo conmigo, es válido. Tú opinión es bienvenida siempre y cuando sea expresada de manera asertiva

Un saludo a la distancia de parte de su compañero de letras y lecturas, Kaifan.